Carlos Coronel

Carlos Coronel

UN PEQUEÑO E INTERMINABLE PEREGRINAJE DE VIDA CON EL DIBUJO Y LA PINTURA

Deseo comenzar esta breve reseña con un de las tantas frases que se leen y escuchan cuando tienes la oportunidad de trasegar por el camino rumbo a Santiago de Compostela: una de tanta reza: “Llegar a Santiago de Compostela no es el final del Camino de Santiago, sino el final de una jornada que da comienzo a otro Camino» podríamos llamarlo “El Camino de la Vida”.

Dicha palabras tienen un profundo significado de diversos matices y efemérides cuando miras con ojos de regocijo hacia atrás y observas la senda hasta ahora recorrida, seguro que por delante te aguardan miles de sorpresas que te harán crecer más y más, pese las magulladuras y ampollas que inexorablemente debes soportar. Tales señales son solo un testimonio de vida y de experiencias que han forjado el ser que hoy eres y que aún está en proceso de transformación. El camino sigue.

Mi camino de empirismo puro diría en las actividades del dibujo y de la pintura nacen de lo más profundo. Todos sabemos desde chicos que disposiciones o habilidades innatas poseemos. En el vida muchas personas morirán sin saberlo. Entonces, en este inicio de vida, no sabemos con certeza si el universo te llevará de la mano para fortalecer tales “cualidades” y por qué no, conducirnos para dedicarnos de lleno o parcialmente a aquellas actividades.

En mi caso, tenía certeza que alguna disposición poseía. En el colegio era evidente que tenía habilidades para caricaturizar a mis amigos y profesores, como también ilustrando en el tablero las interesantes clases de historia universal.  También conocía  que mi querido padre Fausto Enrique y varios miembros de su familia, poseían grandes virtudes para el dibujo pese que nunca las exploraron de lleno. Mi linda y querida madre María Teresa, recuerdo me  decía: intento parafrasearle ……..”en sus momentos  de descanso su papi luego de su actividades de piloto de la aviación, se sentaba con un pincel, unas pocas acuarelas y un sencillo papal para plasmar imágenes que le llenaban y emocionaban”. Son pocos los testimonios pictóricos que nos dejó. Partió muy joven y voló alto como los cóndores majestuosos de los andes en búsqueda de la grandeza del infinito.

Entonces, el camino continúa y vamos creciendo poco a poco en muchos otros aspectos. La vida es caprichosa y nos conduce por otras sendas inexploradas llevándonos, en mi caso por estaciones que me permitieron refrescar la memoria para tratar de dibujar y pintar en cortos intervalos. A buena hora eso pasó, pero el tiempo corre muy rápido en una vida corta y rauda. Tenían que pasar más de 30 años para decidir con un poco mas de tiempo y sosiego volver a plasmar con los lápices, pinceles y colores temáticas que me mueven los sentimientos.

En efecto, todas las acciones humanas para que tengan un grado éxito deben hacerse con pasión y amor. Estos son los motores y alma de la creación y del intelecto. Claro, no pretendo estar en un club elitista de artistas y literatos. Estoy muy lejos de serlo, pero al menos con mi sentimiento autodidacta me siento horas y horas a disfrutar trazo por trazo mis dibujos y pinturas. Para esta tarea, acudo a temáticas diversas que me apasionan, como los son la expresión humana y la naturaleza en varias de sus formas, entre otros con seres vivos bellísimos que aún están entre nosotros. ¿No sabemos hasta cuándo?

Así las cosas, gracias al Dios, en este último año he logrado trabajar en varias temáticas, las cuales por fortuna de la vida he podido compartir con todos ustedes en estos medios y en varias exposiciones. Ojalá el camino me conduzca a otros espacios para ello.

Solo deseo socializar algunos trabajos que entre varios propósitos, buscan crear conciencia y educación frente a la responsabilidad que debemos tener hoy todos los seres humanos con nuestro medio ambiente y naturaleza cada día más frágil, circunstancia que demanda nuestra máxima atención y acción.

Así entonces, hoy en un agosto de 2023 me encuentro caminando en esta senda que no se aun hasta donde me lleve. Igual soy un peregrino convencido que con un “equipaje liviano” y unos buenos pinceles, colores y bastidores, me permitirá de cuando en vez hacer algunos altos en la orilla para mostrar en unos papeles y lienzos mis trabajos. Aspiro que el sentimiento y pasión que le imprimo a mi pulso, se traduzca en una mirada que cautive al casual espectador de mis trazos. Si logro cautivar por lo menos a uno, en mi próxima fonda del camino, dormiré satisfecho y con más energías para continuar mi recorrido.  Buen camino!

6 comentarios

  1. Dr Coronel mis sinceras felicitaciones. Gracias por su gran don de ser humano, su enorme inteligencia y sus manos prodigiosas para crear tanto arte. Gracias.

  2. Doctor Carlos Coronel, en verdad me place encontrar este blog tan maravilloso con tanto arte para admirar, es todo un mundo lleno de color y detalles que pareciera no terminar plasmados en la naturaleza. Me da mucho gusto haberlo podido conocer como mi profesor en Derecho Electoral Colombiano. Un fuerte abrazo.

  3. Espectacular recopilación de magníficas obras de arte, cada una llena de expresión, rasgos, sentimientos y vida.
    Felicitaciones que gran artista!

  4. Espectacular recopilación de magníficas obras de arte, cada una llena de expresión, rasgos, sentimientos y vida.
    Felicitaciones que gran artista!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre Carlos Coronel

Portada Carlos Coronel

Carlos A. Coronel H. Abogado ecuatoriano-payanés en ejercicio asesor y docente universitario. Admirador y amante de la naturaleza y la vida. Desde chico protector de la vida animal. En el dibujo y la pintura autodidacta en diversas técnicas y motivos sin temor a experimentar nuevos caminos. Retomo esta actividad en el 2022 luego de más de 30 años de haberla dejado. Este episodio me ha deparado grandes satisfacciones personales, entre otros, por el encuentro de las temáticas de las aves

Mis redes